«Llamadores» de Raquel Bistuer, Premio FAD de Arte 2021

ho

Mònica Campdepadrós por «Respiració de l’Univers» y Lluc Baños por «Rosetta», ganan las dos Menciones FAD de Arte 2021.

La obra titulada  «Llamadores», de la artista Raquel Bistuer, ha recibido el Premio FAD de Arte 2021 durante la ceremonia de entrega de los premios de este año. El jurado ha valorado positivamente su selección temática y las evocaciones surrealistas de la pieza.

Además del premio principal, el jurado ha entregado dos Menciones a las dos piezas finalistas. Se trata de la obra  «Respiració de l’univers», de Mònica Campdepadrós, y «Rosetta» de Lluc Baños.

La Junta Directiva de A-FAD, junto con los cinco miembros del jurado, han entregado tres Reconocimientos a artistas con trayectorias destacadas y universos creativos relevantes: Magda Bolumar, Teresa Lanceta y Stella Rahola Matutes.

Todas las obras ganadoras y las 40 seleccionadas se pueden ver en la muestra «El mejor diseño del año» hasta el 29 de agosto en la Sala A del edificio Disseny Hub Barcelona.

Estas son las tres obras ganadoras:

 

 

Raquel Bistuer por la obra «Llamadores», Premio FAD de Arte 2021

Materiales: Pan de plata sobre yeso, plata, cobre y latón.
Técnicas: Modelado, soldadura, lijado, bruñido.

Descripción de la obra: La acción de timbrar, de girar una llave para abrir la cerradura, son actos que transportan a otro mundo, que hacen traspasar lugares. Estos hechos aluden también al espacio de la morada, a la acción de entrar en un lugar seguro, en el cual uno se siente amparado y abrigado.
Estos llamadores son piezas que emulan elementos cotidianos con los cuales transitamos de un mundo a otro. Sin embargo, los metales de las piezas son materiales sensibles, lo cual significa que las mismas irán cambiando de aspecto y desarrollando nuevos matices. De ahí que estos llamadores no tan sólo transporten a un lugar, sino que también nos transportan en el tiempo. De esta forma, mediante los mismos, accedemos a lugares propios construidos por nosotros mismos como quien construye su propio cobijo.

Valoración del jurado: Por la selección temática que se reinterpreta de forma sutil, poética y abierta a múltiples significados. Y por aplicar técnicas de joyería a objetos con una sutil evocación surrealista.

 

 

Mònica Campdepadrós por la obra «Respiració de l’univers», Mención FAD de Arte 2021

Materiales: Madera de chopo y pintura acrílica.
Técnica: Ensamblaje y pintura.

Descripción de la obra: En tiempos convulsos propongo – a través de la obra matérica – una conexión con el propio eje de gravitación. Todo está en perpetuo movimiento de contracción y expansión, de destrucción y creación. La obra hace referencia a la ley del ritmo universal: con un movimiento alrededor del espacio vacío central, donde circulan la luz y el sonido, recogiéndose y expandiéndose. 80 anillas ensambladas, 40 de ida y 40 de vuelta, donde el 40 simboliza una metanoia, una transformación. Su forma remite al toroide electromagnético de la tierra y del ser humano o a la forma que se cree que tiene el universo, en un sin principio ni fin, sucediendo a todas las escalas. Los círculos son recorridos vitales que transitamos y donde creamos mundos. Los tonos remiten a los estratos y ritmos donde está presente el azar, dentro del gran flujo de transiciones.

Valoración del jurado: Por la gran presencia de esta obra, por su calidad cinética y expansiva, por la reivindicación del color y de la madera. Y por evocar emociones positivas.

 

 

Lluc Baños por la obra «Rosetta», Mención FAD de Arte 2021

Materiales: Hierro pavonado.
Técnica: Corte, curvatura manual, soldadura TIG, pavonado.

Descripción de la obra: “Rosetta” es un proyecto de lenguaje visual pensado para crear, mediante la combinación de una serie de elementos gráficos tridimensionales, infinitas configuraciones neutras sobre las que proyectarse, entendiendo cada módulo como un cuerpo y cada pieza como una relación o escenario hipotético.

Valoración del jurado: Por aproximar la escritura a un lenguaje escultórico a partir de módulos de hierro soldado, con la incorporación del vacío y de las sombras en este sistema de símbolos.

 

Estos son los tres Reconocimientos FAD de Arte:

 

 

Magda Bolumar Chertó (1936) empezó su trayectoria artística a partir de la década de 1940, cuando entre en contacto con el grupo Dau al Set y pasa a formar parte del entorno del Club 49. Durante la década de 1960 participa en varias exposiciones colectivas entre Barcelona y Mataró, y es la época en la que inicia la experimentación con la tela de saco o «xarpelleres»; el uso de este material se alejaba del efecto dramático para dar paso a la construcción de un nuevo cosmos, la reordenación del mundo a través de los hilos, tal y como lo definió el crítico de arte, Cirici Pellicer. 

La artista participó en pocas exposiciones a partir de la década de 1980, definiendo su propia trayectoria como «un largo viaje en solitario». Recientemente, la Galería Marc Domènech ha recuperado su obra de 1960 a 1970 con una exposición galardonada con el Premio GAC 2020.

 

 

Teresa Lanceta Aragonés (1951), licenciada y doctora en Historia del Arte para la UCM. Vive en Mutxamel, Alicante. Su trabajo se desarrolla a través del tejido, la pintura, el vídeo y la escritura. Actualmente trabaja alrededor de tres grandes temáticas: el arte popular textil del Medio Atlas y su conexión con el tiempo y la muerte; la alfombra española del siglo XV, traduciendo el espíritu de su tiempo; y de la creación textil a partir del telar, relacionando los procesos creativos con la vida: lo que está hecho, hecho está y se tiene que aprender a convivir con ello. 

Ha participado en diversas exposiciones individuales en todo el mundo, como en Barcelona, Madrid, Bilbao, Sao Paulo, Roma o Francia, entre otros. Más recientemente, en 2011, presentó el documental «Cierre es la respuesta» sobre las mujeres trabajadoras de la Fábrica de Tabaco de Las Cigarreras, en Alicante. En 2015 realizó un trabajo de net.art con la colaboración de Nicolas Melevé, artista visual y programador informático, bajo el título «Franjas romboidales».

 

 

Stella Rahola Matutes (1980) estudió arquitectura en ETSAB y es master en proyectos también por ETSAB y bellas artes en la Goldsmiths Univeristy de Londres. La arquitectura le proporciona interés por el espacio, la construcción y la capacidad material para transformarse. Su práctica aborda la creación de lugares y encuentros situacionales espaciales, mediante piezas instalativas y esculturas que rescatan artesanías y técnicas en desuso. Mediante procesos complejos, exigentes físicamente y casi alquímicos, reivindica el papel crucial de las manos y del cuerpo como capacidades de conocimiento. Subvirtiendo estas prácticas hasta sus límites, apunta hacia un estado de transformación del material, llegando a un punto de incómoda fragilidad, acentuando su ciclo vital para disipar el binario ontológico de vida y materia. 

Ha participado en varias exposiciones en Barcelona, Los Angeles, Londres o Irlanda, entre otras. Además, combina su actividad artística con la de docente como profesora del Master in Ephemeral and Temporary Spaces de Elisava.