Arquitectura y diseño de cine

ho

El arte de construir o reconstruir espacios y ciudades digitalmente para películas, un valor en alza en la «era Netflix».

El cine, cuando es bueno, nos puede transportar al pasado, sumergirnos en el presente o abocarnos al futuro o a mundos imaginarios. Este tipo de magia, que hace que todo lo que aparece en pantalla parezca real, es en parte el resultado de un gran trabajo de diseño, creación y recreación de espacios, de arquitectura y de detalles gráficos, de producto y de moda. Un trabajo que a menudo pasa desapercibido porque cuanto más conseguido está, más natural parece, y no hace pensar que, en realidad, es todo artificio, hecho, en efecto, con mucho arte y con mucha ayuda de la tecnología digital.

Desde el FAD queremos reivindicar el trabajo de arquitectura y diseño que hay detrás de la creación de universos fílmicos, y hoy, en particular, de su vertiente digital. Los avances en este sector han hecho que hoy en día el uso de efectos visuales no sea solo una necesidad para películas que recrean mundos fantásticos o dinosaurios, sino que sea una capa más de la dirección de producción de cualquier proyecto. Esto es debido a las crecientes posibilidades de programas de retoque y creación gráfica y también a la economía de medios que supone producir digitalmente ciertos escenarios o maquillar escenarios reales en vez de reproducir-los físicamente o trasladar equipos por todo el mundo.

Cuando hablamos de efectos visuales nos vienen a la cabeza películas con monstruos, dinosaurios, batallas galácticas, explosiones o grandes recreaciones de época, pero hoy en día, incluso las películas más realistas y sencillas pasan por la mano de artistas y diseñadores de efectos visuales. Es un ámbito que ha evolucionado mucho, y donde la clave, más allá de la creación de entornos completamente generados por ordenador, radica en la modificación de escenas filmadas.

Inmersos como estamos en lo que algunos han bautizado como «era Netflix» por la ola de expansión de las plataformas de visionado de contenido audiovisual que inició la gigante americana, y que el estallido de la COVID-19 no ha hecho más que disparar, hoy prestamos atención al arte de los efectos visuales con una selección de ejemplos de uso de tres de las técnicas más habituales utilizadas por los diseñadores, arquitectos y artesanos digitales del cine: la pintura digital mate, la composición y el modelado en 3D, que a menudo se utilizan combinadas.

 

Pintura Matte Digital

La pintura matte digital es una representación pintada por medios digitales de un paisaje, un conjunto o una ubicación distante que permite a los cineastas crear la ilusión de un entorno que no está presente en el lugar de rodaje. Un buen ejemplo contemporáneo de esta técnica se utilizó en el rodaje de la película Los Dos Papas de Fernando Meirelles. Gran parte de la película tiene lugar dentro del Vaticano, que no estaba involucrado en la producción y al que el equipo tenía un acceso muy limitado o nulo a muchas de las ubicaciones clave. Por ejemplo, en la Capilla Sixtina no se permiten fotografías.

Bajo la dirección del diseñador de producción Mark Tildesley, el equipo recreó partes del Vaticano en los estudios Cinecitta de Roma, incluyendo un techo abierto del tamaño real de la capilla Sixtina en el que, con la técnica de la pintura matte digital se reprodujo la obra maestra de Miguel Ángel. Puedes ver algunos de estos detalles aquí.

La técnica de la pintura matte digital también se utiliza para limpiar o ensuciar escenas. Por limpiar se entiende eliminar detalles anacrónicos, por ejemplo, y por ensuciar se entiende dar a las películas un toque más natural y realista, con texturas y a veces manchas o polvo.

 

 

Composición digital (Digital Compositing)

Componer es combinar elementos visuales de fuentes separadas en imágenes únicas, a menudo para crear la ilusión de que todos estos elementos forman parte de la misma escena. El uso de croma (telas o paredes verdes o azules) se utiliza mucho para componer, junto con las técnicas de pintura matte digital. Estas técnicas son maneras de ampliar el set o de construirlo con una combinación de elementos reales y digitales.

La película española La sombra de la Ley, ambientada en 1921 en Barcelona por la empresa de efectos visuales El Ranchito, usó técnicas de composición digital y de extensión de sets con cromas y también con pintura matte digital para recrear la Barcelona de los años veinte de manera altamente realista. Para ello, mezclaron imágenes actuales de Barcelona con partes de imágenes de archivo, recopiladas cuidadosamente por el equipo de efectos especiales. Puedes ver más detalles aquí.

 

 

Modelado 3D

La última película de la saga Jurassic Park, dirigida por J. A. Bayona, también contó con la participación de El Ranchito en la parte más arquitectónica (de los dinosaurios se encargó el gigante americano Industrial Light and Magic) para la que usó el modelado 3D para crear la mansión donde tiene lugar la subasta de dinosaurios.

Para lograrlo, el Ranchito modeló en 3D Cragside, una impresionante mansión de campo victoriana construida entre 1862 y 1882 en el norte de Inglaterra. Ninguno de los actores rodó allí, solo se usaron imágenes y se construyó la escalinata y la entrada en un set con croma, que luego se combinó con el modelado 3D de la mansión y pintura matte digital. Puedes ver algunos de estos detalles aquí.

 

Si quieres descubrir más ejemplos de cómo se han diseñado películas en los últimos años utilizando estas y otras técnicas, en las webs de productoras de efectos visuales como El Ranchito, con base en Madrid, y Union, con base en Londres, tienen vídeos donde te descubren toda la magia que son capaces de desplegar a través del diseño digital.

 

Texto: Sol Polo